Apareció sin buscarlo

Así como aparecimos uno frente al otro.

Así como nuestras miradas se cruzaron y nos dejaron sin habla.

Así apareció esto.

Miradas, manos y abrazos aparecieron sin buscarlos.

El beso, no. Ese sí lo gritábamos en silencio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s