Hoy lo podemos sentir

Dejó de ser algo en nuestros ojos para ser una mirada. Dejó de ser letras para ser un abrazo. Dejó de ser aliento para ser palabras. Dejó de ser un sueño para ser nosotros. Dejó de ser un suspiro para ser un beso.

Tenemos otro lugar en el espacio

Existe ese que juega con los momentos y recuerdos. Ese que materializa sueños y anhelos. Ese que crea mundos. Ese que llamamos real.

Para congelar el tiempo

Somos el tributo a todas las miradas que dejan bailar amantes ante un mundo inmóvil. Ese mundo que es y no es parte de nosotros. Esas miradas que congelan todo y nada. Esos amantes que somos.

Dejó de ser un sueño

El viento sopló y no se esfumó. Trató de convertirse en tormenta y nos sujetamos más fuerte. No lo abandonamos. Ese sueño, hoy, es realidad.

Apareció sin buscarlo

Así como aparecimos uno frente al otro. Así como nuestras miradas se cruzaron y nos dejaron sin habla. Así apareció esto. Miradas, manos y abrazos aparecieron sin buscarlos. El beso, no. Ese sí lo gritábamos en silencio.